Avance en las lesiones musculoesqueléticas con la metodología ICHOM

Reading Time: 4 minutes

Avance en las lesiones musculoesqueléticas con la metodología ICHOM

La metodología ICHOM ayuda a identificar palancas de mejora en las lesiones musculoesqueléticas con la atención médica basada en valor a través de los datos. Te contamos todo en nuestro post.

Los trastornos musculoesqueléticos se comprenden en más de 150, los cuales afectan al sistema locomotor. Pueden tratarse de trastornos repentinos y de corta duración. Como fracturas, esguinces y distensiones o enfermedades crónicas que causan limitaciones de las capacidades funcionales e incapacidad permanente.

Estas lesiones suelen causar dolor y dificultades en la movilidad, la destreza y el nivel general de funcionamiento, lo que reduce la capacidad de las personas en su vida diaria. 

En este sentido, la metodología ICHOM consiste en basar las decisiones clínicas en resultados. Al crear una lista estandarizada de resultados basada en las prioridades del paciente junto con los instrumentos necesarios para la medición, podemos garantizar que este permanezca en el centro de la atención. Y a través de la implementación de estos conjuntos de estándares, se puede medir, analizar y mejorar los resultados obtenidos y, por consiguiente, la vida del paciente.

Metodología ICHOM en las lesiones musculoesqueléticas lumbares

Entre las patologías en las que se puede aplicar esta metodología y sus diferentes palancas de mejora están las lesiones musculoesqueléticas lumbares. Se trata de una contractura dolorosa y persistente de los músculos que se encuentran en la parte baja de la espalda, concretamente en la zona lumbar. 

Las formas más habituales en las que se manifiestan estas patologías, según los estudios realizados por la metodología ICHOM, son en el ámbito laboral. Suelen darse por sobrecargas continuadas de la musculatura lumbar o también por permanecer largos periodos de tiempo sentado en mala posición o con posturas forzadas.

El tratamiento más habitual para estas lesiones suele estar centrado en una serie de rehabilitaciones, pero puede desencadenar en mayores complicaciones con necesidad de intervención quirúrgica. Por ello, la metodología ICHOM establece tres tipos de seguimientos imprescindibles para estas patologías: 

  • Seguimiento a través del índice de discapacidad de Oswestry (ODI).
  • Seguimiento a través de la escala numérica de calificación del dolor (NPRS).
  • Seguimiento a través de EuroQol-5D (EQ-5D).

Metodología ICHOM en artritis inflamatoria

Otra de las patologías musculoesqueléticas más habituales y en las que la metodología ICHOM supone un gran avance es la artritis inflamatoria

Lesiones Musculoesqueléticas artritis inflamatoria

Cuando se tiene artritis inflamatoria, el sistema inmunitario, que combate normalmente la infección, ataca las articulaciones. Esto provoca que las articulaciones se inflamen, causando al paciente dolor y fatiga, lo que repercute de manera directa en su desarrollo de habilidades y productividad, causando limitación para ciertas actividades y un deterioro de su salud. 

Actualmente no existe una cura para la artritis inflamatoria, por lo que los tratamientos están enfocados a aliviar el dolor y la rigidez. También a mejorar la capacidad de movimiento a través de evaluaciones constantes de las respuestas a los diferentes tratamientos. Es ahí donde entra en juego el papel de la metodología ICHOM, cuyo principal cometido es el análisis y comparación de estos datos. Permitiendo así una atención más personalizada a cada paciente según sus necesidades.

Metodología ICHOM en osteoartritis de cadera y rodilla

Por su parte, la osteoartritis es la enfermedad degenerativa más común de la cadera y otra de las lesiones musculoesqueléticas en las que la metodología ICHOM ha conseguido ganar terreno. Esta se presenta con el paso del tiempo, ya que con el desgaste, el cartílago se deteriora y se pone áspero, lo que causa que el movimiento de los huesos en esta superficie expuesta sea doloroso. Estas patologías no solo causan dolor sino que repercuten en la calidad de vida del paciente y en sus funciones físicas, ya que se ven bastante reducidas. 

Por ello la metodología ICHOM se focaliza en los siguientes aspectos: 

  • Realizar un seguimiento a través de la escala numérica de calificación del dolor. 
  • Realizar un seguimiento a través de la puntuación de resultado de lesión de rodilla y osteoartritis: forma abreviada de función física (KOOS-PS) y la puntuación de resultado de discapacidad y osteoartritis de cadera: forma abreviada de función física (HOOS-PS). 
  • Rastrear a través del EQ-5D-3L o el SF-12. 

Lesiones Musculoesqueléticas e Ichom beneficios

Beneficios de la metodología ICHOM en las lesiones musculoesqueléticas 

Como es evidente, la metodología ICHOM centralizada en las lesiones musculoesqueléticas otorga muchos beneficios tanto a los profesionales como a los pacientes. 

En este tipo de patologías en las que no existe una cura definitiva es importante centrar la atención en las palancas de mejora. Por esta razón, a través de esta metodología reside la posibilidad de comparar los resultados con los obtenidos por otros profesionales. Esto permite aplicar una atención médica focalizada en la mejora de los pacientes y por consiguiente en su condición física. 

En Quodem tomamos la metodología de ICHOM como punto de partida para llevar a cabo soluciones en el ámbito de la Salud Digital y Value Based Healthcare. Descubre con nosotros los beneficios de implementar esta metodología.