La vacuna, una historia de audacia y método científico

La vacuna
Reading Time: 3 minutes

Recordamos el origen de la primera vacuna de la historia, las enfermedades en las que ha tenido más impacto, las fases para desarrollar una y las últimas novedades sobre la del COVID19.

En los últimos meses se han disparado las búsquedas en Internet relacionadas con el término “vacuna” a raíz de la COVID19.

búsquedas sobre vacuna

Estas búsquedas están relacionadas en su mayor parte con los avances en la investigación de la enfermedad, como la vacuna de Moderna con casi un 95% de efectividad, la Pfizer y BionTech, con un 90%, los avances en la vacuna de AstraZeneca o los ensayos de Johnson & Johnson.

Como se puede apreciar, toda la comunidad científica y las empresas farmacéuticas llevan meses realizando un enorme esfuerzo global para desarrollar en tiempo récord una vacuna que de respuesta a la sociedad para controlar la pandemia. Una labor titánica que se debe hacer sin reducir los estándares de seguridad ni las fases de la investigación de una vacuna.

De ordeñar una vaca a la primera vacuna de la historia

Antes de adentrarnos en las fases de la creación de una vacuna, conviene detenernos en cómo se creó la primera de ellas.

El caso del médico inglés Edward Jenner, al ser el pionero de todo esto, no fue un ejemplo de respetar los estándares de seguridad ni las fases de la investigación actuales, pero sí de una enorme constancia y audacia para crear en 1796 la primera vacuna de la historia.

En pleno asedio de la viruela, Jenner inoculó a su primer paciente humano, James Phipps, un niño de 8 años, con materia tomada de la mano de Sarah Nelmes, una campesina que se había contagiado de viruela bovina al ordeñar a su vaca.

De esta forma, al contraer viruela bovina, la inoculación con este virus produjo a James un grado de protección definitivo contra la viruela, de la que jamás enfermó.

Origen de la vacuna

La vacuna fue mejorada por científicos como Louis Pasteur y una campaña mundial de vacunación redujo año tras año los casos hasta que en 1980 la Organización Mundial de la Salud declaró que el mundo estaba libre de viruela.

Enfermedades en las que más impacto ha tenido la vacunación

Para tomar conciencia de la importancia de este hallazgo, se estima que 300 millones de personas murieron a causa de la viruela en el siglo XX. Pero hay otras enfermedades en las que las vacunas han ayudado a salvar millones de vidas:

  • Rabia, vacuna descubierta por Pasteur en 1885
  • Tos ferina, resultado de años de trabajo de diversos investigadores desde la década de 1920
  • Tuberculosis, descubierta por Albert Calmette y su ayudante Camille Guerin en 1921
  • Difteria, con el primer modelo desarrollado en 1923
  • Tétanos, desarrollada en 1924
  • Fiebre amarilla, descubierta por el virólogo Max Theiler en 1937
  • Poliomielitis, desarrollada por Jonas Salk en 1952
  • Sarampión, creada en la década de 1960 gracias a los trabajos de John Franklin Enders, premio Nobel en Fisiología o Medicina
  • Hepatitis B, aprobada en 1985

Fases para desarrollar una vacuna

Todas estas vacunas cuentan con modelos desarrollados para mejorar las anteriores con un objetivo común: proporcionar al organismo de dosis seguras de un virus para que el sistema inmune lo reconozca y tenga listo un mecanismo de defensa ante un posible contagio. Y al igual que ocurre con la de la COVID19, tienen que pasar por una serie de fases antes de su comercialización.

Así explica el laboratorio GlaxoSmithKline (GSK) como se desarrolla una vacuna:

1. Descubrimiento: uso del patógeno aislado para desarrollar una posible vacuna

2. Pruebas preclínicas: cómo funciona la vacuna y afecta al organismo. Ensayos en animales

3. Ensayos clínicos: realización de pruebas en seres humanos

4. Aprobación regulatoria

5. Suministro, fabricación y envío

6. Control: evaluación del progreso de las vacunas tras su lanzamiento

 

fases del desarrollo de una vacuna

Conclusión

La urgente necesidad ha hecho que en la vacuna de la COVID19 se estén realizando en paralelo varias de estas fases. Por lo que, además de seguir un método científico riguroso para cumplir cada una de estas etapas, se necesita, la constancia y audacia que tuvo Edward Jenner en 1796 con el fin de encontrar la vacuna más efectiva en el menor tiempo posible. Así como aprovechar el incremento de la colaboración científica internacional desde la aparición de la pandemia.

De esta forma, el coronavirus podrá pasar al listado de las enfermedades vencidas por el conocimiento humano.