La Salud Digital se afianza con la telemedicina

Reading Time: 4 minutes

La crisis sanitaria ocasionada por la COVID-19 ha marcado un antes y un después en la utilización de la telemedicina y la Salud Digital. La necesidad ciudadana de recibir atención médica de forma remota es uno de los principales motivos a los que se debe el gran avance en el uso de estas herramientas digitales. De esta manera, hemos podido ver como la telemedicina ha salvado las distancias entre paciente y médico durante la pandemia, mejorando los servicios sanitarios con la tecnología y afianzando así, la Salud Digital. Desde smart watches, aplicaciones para el móvil, dispositivos portátiles que controlan funciones vitales hasta la realidad virtual, son numerosas las herramientas tecnológicas que pueden ayudarnos a monitorizar y hacer seguimiento exhaustivo de nuestra salud, con un nuevo enfoque digital que fomentará nuestro bienestar.

Por su parte, la telemedicina es una rama de la Salud Digital que abarca la prestación de servicios clínicos a distancia; por ejemplo a través de llamadas telefónicas o videollamadas (o videoconsultas). Esta modalidad permite una comunicación interactiva y un intercambio de información válida entre el profesional y el paciente. También facilita y agiliza un diagnóstico, seguimiento y comunicación de los profesionales con los pacientes que tienen problemas de presencialidad.

Herramientas de Salud Digital

herramientas de salud digital

La Salud Digital o e-health – en inglés- engloba la incorporación de las tecnologías de la información y la comunicación (TICs) a los servicios, productos y atención sanitaria para un control preciso de la salud de los usuarios. Por su parte, la OMS es uno de los principales organismos en apoyar la importancia de utilizar la Salud Digital para mejorar la atención de los pacientes. Su uso ayuda a prevenir enfermedades, vigilar a pacientes con enfermedades crónicas y disminuir los gastos de atención sanitaria presencial. Además, promueve la utilización de herramientas y servicios que facilitan el proceso de la digitalización de la salud:

  • Wereables. Son dispositivos electrónicos portátiles y diminutos que incluyen un microprocesador. Este tipo de tecnología utiliza algoritmos que nos permiten controlar diferentes funciones vitales. En su gran mayoría, son aparatos que llevamos a diario, en alguna parte de nuestro cuerpo, y que están vinculados a un dispositivo móvil por medio de una aplicación que puede compartir los datos obtenidos y analizarlos en tiempo real.
  • Centralización del historial médico. El historial médico actualmente es almacenado en una base de datos de fácil acceso por cualquier asistente sanitario. Esto permite agilizar y estudiar con detalle al paciente pudiendo hacer una comparación o trabajo de investigación entre el estado actual de este y sus antecedentes médicos, para un diagnóstico más fiable y eficiente.
  • Inteligencia Artificial (IA) y Big Data. La IA es la rama de la informática capaz de programar a las máquinas o dispositivos móviles para que realicen actividades de manera independiente como cualquier humano, para un mejor diagnóstico clínico. El Big Data, por su lado, permite manejar grandes cantidades de datos que aportarán información de valor a los sanitarios para una mejor orientación de las decisiones terapéuticas en beneficio del paciente. Gracias a estas herramientas los diagnósticos se pueden analizar y procesar de forma más rápida y precisa; con ello se genera información de valor para la prevención, pronóstico y tratamiento de numerosas enfermedades. Se dice de ellas que son los pilares fundamentales sobre los que se sustenta el futuro de la medicina.

Apps salud para dispositivos móviles en auge

salud digital aplicaciones

Las apps de salud creadas para monitorizar o mejorar los hábitos diarios, son una de las principales herramientas de la Salud Digital que actualmente se encuentran en pleno auge. Como hemos mencionado al inicio, la pandemia ha traído consigo saltos en la evolución de la utilización de nuevas tecnologías, entre ellas las apps de salud. Estas herramientas permiten a sus usuarios mantener un control sobre sus rutinas, desde medir su calidad de sueño hasta la monitorización de cuidados personalizados para diferentes enfermedades o patologías. A continuación, os presentamos algunas de las apps disponibles que promueven una vida saludable y ayudan a controlar diversas enfermedades.

  • Habitica: Esta aplicación nos permite organizar una vida saludable en una plataforma inspirada en un videojuego. De esta manera, cada nivel será cada actividad diaria que debemos cumplir para continuar jugando.
  • Stop, Breathe and Think: Para, respira y piensa. Tal como su nombre refleja, esta app ayuda a controlar el estrés mediante una serie de ejercicios de respiración.
  • Diálisis 24h: Por medio de esta herramienta el paciente introduce su ingesta diaria de alimentos y su pérdida de líquidos. Esta aplicación ayuda a sus usuarios a revisar y calcular el balance hídrico y tener un control de su diálisis.
  • RespirApp: Para aquellos que se proponen dejar el mal hábito de fumar. Esta app tiene como objetivo ofrecer consejos adaptados diariamente a sus usuarios para que sus hábitos sean más saludables y dejen el tabaco. En concreto esta una aplicación está impulsada por la Asociación Española contra el Cáncer (AECC).
  • Polen Control e Intolerapp: Estas dos apps son especialmente útiles para el control de alérgenos o intolerancias de algunas personas. Polen Control se emplea para controlar la alergia al polen, e Intolerapp, nos ayuda escoger los productos que mejor se adecúen a nuestras intolerancias alimenticias.

El futuro del healthcare

El uso de las tecnologías de comunicación en la telemedicina y Salud Digital han pasado de parecernos una lejana utopía, a formar parte de nuestro día a día. Esta evolución, tanto del sector como de la ciudadanía, supone una mejora de los procesos de atención sanitaria y una mayor conciencia social sobre la salud. De este modo, en Quodem trabajamos para facilitar soluciones digitales healthcare cada vez más innovadoras, que respondan a las necesidades del sector y mejoren la calidad de vida de las personas. Después de todo, no tenemos dudas de que la transformación digital es el presente y el futuro del sector sanitario; un cambio que a corto plazo fomentará el acceso a la atención médica de una forma más segura y con un mayor control de calidad.