Metodologías de innovación y diseño estratégico para alcanzar tus objetivos

Metodologías de la innovación y diseño estratégico
Reading Time: 4 minutes

Las metodologías de innovación y el diseño estratégico son dos aliados fundamentales para el desarrollo exitoso de servicios y productos. En Quodem ponemos a tu disposición las metodologías de innovación necesarias para cumplir los objetivos de tu empresa. Entre ellas se encuentran el Design Thinking, Lean y Agile. Para todos estos métodos es importante analizar en detalle las fortalezas y debilidades del producto o proyecto que queremos sacar adelante, para conseguir el máximo rendimiento posible. Esto se consigue a través del diseño de un plan estratégico que -junto con las metodologías de innovación más avanzadas- te permitirá ofrecer los mejores productos digitales y responder a las necesidades de tus clientes.

Pero ¿en qué consiste exactamente un plan de diseño estratégico? Se trata de la aplicación de los principios del diseño con orientación a la mejora o el desarrollo de un proyecto, producto o servicio. Esto mejora la competencia y capacidad de innovación de la empresa. En un contexto como el actual, en el que reina la incertidumbre, el diseño estratégico te ayudará a disminuirla respondiendo a numerosos interrogantes que facilitarán el desarrollo efectivo de nuestro producto.

Fases del diseño estratégico

Una vez trazado y definido el diseño estratégico de nuestro proyecto, quedan recogidas todas aquellas características que te ayudarán a alcanzar los objetivos. De este modo, las fases para el plan de diseño estratégico son:

  1. Visualizar la estrategia de negocio
  2. Reunir información del mercado
  3. Definir la misión, la visión y los valores del producto o proyecto
  4. Formular el plan de acción que te ayude a consolidar tu producto en el mercado
  5. Diseñar un plan financiero realista

Fases de metodologías de innovación

En Quodem aplicamos tres de las metodologías de innovación y diseño estratégico más vanguardistas del mercado que te ayudarán a lograr los objetivos de negocio planteados.

Design Thinking

Esta rompedora metodología es la aliada perfecta para comprender y empatizar con tus clientes. Permite desarrollar soluciones que cubran las necesidades de los usuarios y validar las hipótesis con una muestra representativa de clientes reales. De este modo, aunque lo habitual es que las ideas surjan de una forma caótica y, a veces, confusa, gracias a Design Thinking lograrás clarificar el camino hacia un producto exitoso. El Design Thinking se divide en varias etapas:

  •   La primera etapa consiste en empatizar y entender cuál es el problema al que quieres hacer frente con tu producto. Replantearse el briefing inicial para identificar cuáles son los usuarios hacia los que lo quieres dirigir, determinar su entorno, y definir las necesidades y motivaciones a cubrir.
  •   En segundo lugar, es primordial analizar las conclusiones obtenidas en la etapa anterior y reformular el problema que habías señalado inicialmente.
  •   Una vez que las necesidades de tus usuarios estén localizadas con claridad y se haya establecido la dirección que se quiere seguir, hay que comenzar a proponer soluciones. En Quodem trabajamos mano a mano contigo para generar soluciones de valor de una manera sencilla.
  •   Más adelante tiene lugar la fase de prototipar, donde convertimos las soluciones en ideas que se van a desarrollar con una hipótesis. Más tarde esta hipótesis será probada con clientes a través de prototipos que te ayudarán a conocer si van bien encaminados.
  •   Por último, se procede a testear los prototipos con una muestra que englobe de 6 a 8 usuarios reales que ayudarán a validar o replantear la hipótesis. Esto reduce la incertidumbre y te permitirá empezar a construir el mínimo producto viable.

Metodologías de innovación prototipos

Lean

Gracias a las facilidades que aporta la metodología Lean al diseño estratégico de producto, puedes construir una solución de forma exponencial. Esta metodología tiene como principal objetivo eliminar todas las actividades que no aportan valor y obtener un producto de mayor calidad que poder ofrecer a los clientes. Lo primero que tienes que hacer es definir el mínimo producto viable (MVP) al que hemos hecho referencia anteriormente. Tiene que ser valioso, viable y usable, de modo que el MVP se sitúa justo en el punto intermedio de estas tres cualidades.

Además, el objetivo es poner el MVP a manos de los clientes de tu empresa con la mayor rapidez posible para dar comienzo al proceso de construcción – medición – aprendizaje. En función de los datos y del feedback obtenido por los usuarios, se lleva a cabo un aprendizaje y una evolución en el producto digital ofrecido. De tal manera que es un constante proceso de retroalimentación que aporta numerosas ventajas al negocio.

Agile 

La metodología Agile permite construir el producto digital de una forma interactiva que engloba ciclos de desarrollo muy cortos, los cuales reciben el nombre de sprints. Esto permite una mejor adopción a los entornos que están ambientados en una incertidumbre, en los cuales es vital disminuir el riesgo y potenciar el valor para el cliente.

En Quodem te ayudamos a hacerte un hueco en el mercado a través de un diseño estratégico personalizado y las mejores metodologías de innovación.