Design Thinking, ¿qué es y cuáles son sus fases?

Design thinking con Quodem
Reading Time: 4 minutes

Si alguna vez te has preguntado qué es el Design Thinking, estás en el sitio indicado. Esta metodología será tu compañera perfecta para comprender y empatizar con tus usuarios. El Design Thinking, o pensamiento de diseño, es un método que lleva a cabo un análisis o resolución de problemas de forma creativa y centrada en el usuario. De este modo, las soluciones resultadas de este proceso se diseñan en base a las necesidades del propio usuario. La clave de este método está en la empatía, la creatividad y la experimentación, para poder ofrecer una experiencia óptima a los consumidores. Las fases del Design Thinking permiten aportar soluciones efectivas e innovadoras en muy poco tiempo, ayudando a las empresas a avanzar rápidamente hacia sus objetivos. Su versatilidad hace de este proceso una herramienta idónea para afrontar cualquier tipo de reto, y así sacar el máximo beneficio del trabajo en equipo.

En Quodem somos acérrimos defensores del Design Thinking y lo aplicamos en un gran número de proyectos. Con él, se logran investigar las necesidades personales de cada uno de los usuarios, buscando soluciones adaptadas a ellos, e ideando el mejor prototipo posible en función a sus decisiones y opiniones. El objetivo de esto es desarrollar la innovación centrada en las personas. La metodología del Design Thinking se compone de cinco fases claves que veremos a continuación.

Metodologías de innovación prototipos

Empatizar

La primera fase del Design Thinking tiene que ver con la comprensión y el descubrimiento de cómo son los usuarios y cuáles son sus principales necesidades. En esta etapa es fundamental plantearse un briefing inicial para delimitar el target de una manera efectiva. El objetivo es entender la interacción del usuario con los productos y cuál es el problema que están tratando de resolver con ellos. A través de diversas técnicas, como las entrevistas o la observación, obtenemos información sobre las motivaciones de los usuarios y cómo se mueven. Posteriormente, nos pondremos en marcha para llevar a cabo la búsqueda de soluciones.

Definir

Una vez que se han localizado los deseos y las necesidades del usuario, se agrupa toda la información de relevancia para delimitar el área de oportunidad sobre la que se puede actuar. De este modo, el Design Thinking nos permitirá aportar soluciones efectivas ante las problemáticas detectadas. En esta etapa también se lleva a cabo una evaluación exhaustiva de toda la información que ha sido recopilada en la primera fase. Se realiza un análisis minucioso, en el que se definen los problemas centrales para poder fijar la solución definitiva.

Idear

Idear con la metodología Design Thinking

En esta fase llega el momento de pasar a la acción con el diseño de la solución. De esta manera, se procede a idear y crear múltiples soluciones prácticas basadas en los datos obtenidos en las dos fases anteriores. En Quodem creemos que lo importante de esta parte del proceso del Design Thinking es “pensar fuera de la caja”, usando técnicas que estimulen la creatividad y el pensamiento libre. No hay que quedarse con una sola respuesta, sino que hay que buscar el máximo de soluciones posibles, a través de un proceso de brainstorming. De la cantidad sale la calidad y la riqueza de las soluciones enfocadas a solucionar problemas.

Prototipar

El siguiente paso es convertir la idea definitiva en un prototipo digital o físico, es decir, hacer tangibles las ideas que se han planteado en el brainstorming. En Quodem construimos una versión básica y económica, adaptada y alineada con las necesidades del usuario de lo que posteriormente será el producto final. Lo importante es que el usuario se haga una idea del producto que se pondrá a prueba en la siguiente fase, y nos dé su feedback. De este modo, conoceremos si el camino que estamos siguiendo para la elaboración del diseño de la solución es el adecuado o no.

Testear

Este último paso consiste en demostrar que el prototipo de solución que hemos estado diseñando realmente funciona. En esta fase del Design Thinking se procede a la evaluación del prototipo, a través de usuarios reales que prueban y evalúan si el prototipo es válido. De lo contrario, es necesario replantear la hipótesis y volver a alguna de las fases anteriores. Gracias al feedback de los usuarios, el equipo podrá corregir y mejorar el producto, pues la validación es crucial. Esto hace que la incertidumbre se minimice y permite empezar a construir el mínimo producto viable.

Si estás pensando en buscar alternativas innovadoras para solucionar los problemas de tu negocio, en Quodem te ofrecemos los servicios y métodos más innovadores de la actualidad. Nuestro equipo pondrá a tu disposición todas sus herramientas y esfuerzos creativos, para ayudarte a alcanzar tus objetivos. La empatía y el trabajo en equipo son clave para garantizar el éxito de tu empresa, dos de los pilares fundamentales del Design Thinking y de Quodem. Te ayudamos a escuchar a tus usuarios.

Lucas Nahmias

Autor Lucas Nahmias

Head of Consultancy y autor del blog de Quodem.com